Escapada a San Juan de Luz

Otra de las escapadas que no puede faltar si visitamos los Pirineos Atlánticos es la preciosa ciudad de San Juan de Luz. Su propio nombre ya nos desvela uno de sus mejores secretos, una intensa luz que baña el mar y que se convierte en el verdadero encanto de este enclave de la Aquitania francesa.

Quizás sean sus playas uno de los mayores y mejores reclamos, y es que es todo un placer poder disfrutar de los paseos por una arena fina y rodeados por un bucólico paisaje o poder practicar deportes acuáticos en medio de la naturaleza. Pero San Juan de Luz, también esconde otros encantos como son su particular y llamativa arquitectura, una gastronomía que fusiona lo mejor de la cocina vasca con la cocina francesa y una historia que recuerda su origen corsario. Además, la ciudad invita a una animada vida nocturna o simplemente a pasear por sus calles y descubrir su artesanía y sus encantadoras galerías de arte.

Si lo que os apetece es hacer paradas culturales, os recomendamos la Iglesia de San Juan Bautista, la Casa de Luis XIV o el Jardín botánico Paul Jovet. Pero fundamentalmente, os recomendamos disfrutar de la tranquilidad que se respira en cada rincón de este lugar mágico.

Os dejamos algunas imágenes de la escapada. ¡Feliz viaje travellers!

El mar y la naturaleza como mejor reclamo de la ciudad

Además de los deportes acuáticos, San Juan de Luz es el lugar idóneo para disfrutar de la pelota vasca

SAN JUAN DE LUZ-TRAVELLERSANDCO-15.jpg

Iglesia de San Juan Bautista, parada imprescindible

Paseos llenos de encanto

Una curiosidad, los pimientos rojos como adorno de fachadas y balcones 

SAN JUAN DE LUZ-TRAVELLERSANDCO-10

Cocina vasco-francesa, todo un deleite

SAN JUAN DE LUZ-TRAVELLERSANDCO-17

Arquitectura singular y llena de atractivo

Un lugar donde dormir

Uno de los lugares que os recomendamos para hacer una escapada a San Juan De Luz es el Hotel Golfetmer, una excepcional casona donde disfrutar de la naturaleza, los baños en la piscina y los desayunos franceses. Podéis elegir entre habitación o estudio. Os aseguramos que el estudio es realmente un escondite en el paraíso, con terraza privada y todas las comodidades para hacer de la estancia una experiencia inmejorable.