Évora de noche y en clave gourmet

Évora es una de las ciudades con más encanto del Portugal. La capital de la región del Alentejo, muestra un delicado romanticismo que no deja indiferente a quienes visitan sus adoquinadas calles. Como ya sabéis, es uno de nuestros destinos favoritos y, ya en su momento, os dimos algunas pinceladas de la oferta cultura que os ofrecía este pequeño enclave portugués. Lugares como el templo romano o Templo de Diana, la majestuosa catedral gótica, el Acueducto de Água de Prata, la Praça do Giraldo, la Iglesia San Francisco, que entreteje el estilo gótico y el barroco y en la que se alberga la Capilla de Huesos, o el Parque Público de Évora, son algunas de las visitas imprescindibles en la ciudad.

En este post os queremos hacer un breve recorrido fotográfico por Évora, pero en esta ocasión de noche. Pura magia…., Y, además, con alguna parada gourmet que os encantará…

¡Feliz viaje travellers!

Évora de noche, una experiencia sensorial, apetecible y romántica

Paradas con sabor a Portugal

Uno de nuestros restaurante favoritos en la capital del Alentejo es el Restaurante Medieval. Situado en el centro de la ciudad, en R. do Raimundo 45A, es una de las paradas más deliciosas de la ciudad. Ofrecen un menú a base de platos típicos portugueses, elaborados en el momento y al estilo tradicional. La relación calidad precio es perfecta y el trato hace gala de la amabilidad y cortesía propia del carácter local.

Alojamiento para un par de noches, calidad, precio y…, piscina…

La oferta hotelera en Évora es muy buena y hay mucho donde elegir. En esta ocasión os hacemos mención del Hotel Dom Fernando, un establecimiento económico, que cumple con las prestaciones básicas, bien situado poco más de cinco minutos a pie del centro, con parking, desayuno y comida buffet, y con piscina, un valor añadido realmente importante si tenemos en cuenta que las temperaturas en verano suelen ser bastante altas y siempre viene bien darse un chapuzón. Además, se encuentra frente a uno de los monumentos más llamativos de la ciudad, la Ermida de Sao Bras.

Artículos relacionados

Évora, encanto y romanticismo

Fábrica dos Pastéis, deleite para los sentidos